sábado, 19 de abril de 2014

8 APELLIDOS VASCOS (reflexión sobre su éxito)

Estaba leyendo datos de la taquilla española y no dejan de sorprenderme las cifras que la comedia "8 apellidos vascos" está alcanzando.
Fui a verla al cine la semana de su estreno, hace un mes más o menos, ayer mismo volví a ir al cine de mi ciudad y vi que, pese a haber estrenos taquilleros más recientes como "Capitán América" o "The amazing Spiderman 2" sigue ocupando la sala más grande, es más, en el rato que estuve esperando en la puerta para entrar, coincidía la salida de la sesión anterior y el 90% de las personas comentaban chascarrillos de la película. Debía haber estado la sala prácticamente llena y eso que no era día del espectador.

En varias ocasiones he escuchado a colación de esta película la frase siguiente: "cuando se hace buen cine español la gente va al cine", curioso que toda esta gente que utiliza dicha frase, y que a mí me saca de mis casillas, sea la misma que dice que el cine español está lleno de tópicos. Justamente la película que tanto aclaman es una película sobre los topicazos españoles más internacionales, ¿se puede ser más contradictorio?.

"8 apellidos vascos" está muy bien, las interpretaciones especialmente las de Dani Rovira y Kerra Elejalde, son sorprendentemente divertidas sin desmerecer a Clara Lago o Carmen Machi. Es una comedia hecha para reírnos de nosotros mismos seamos o no andaluces o vascos porque todos los personajes son arquetipos fácilmente reconocibles en la sociedad española. Pero lo cierto es que me parece desmedido el éxito que está teniendo, no porque la película lo desmerezca si no porque considero que en el último año sin ir más lejos, se han hechos comedias españolas igualmente divertidas, con un elenco de actores de primera línea, que ni de lejos se acercan a la recaudación de la película de Emilio Martínez-Lázaro.

Esto me lleva a la siguiente reflexión, ¿por qué vamos al cine?. Pues la gran mayoría de espectadores casuales, esos que van a las salas dos veces al año y que, en mi opinión son los que les están dando el éxito mencionado a la película, son espectadores a los que es fácil "comprar" con publicidad y haciendo una buena labor de marketing. Son personas que no buscan más que ir a ver la peli de la que todo el mundo habla, gente que llevaba años sin preocuparse de la cartelera (ni española ni internacional) y que simplemente va a ver esa película que a todas horas anuncian en televisión como si fuera la obra maestra por excelencia del cine patrio.
No son esos espectadores los que se quejan de los precios de las entradas porque no son asiduos a las salas de cine. El ejemplo es claro, pese a los desorbitados precios de las entradas, millones de personas se han acercado a ver "8 apellidos vascos".

Que sí, que en los tiempos que corren nos hace falta reírnos, que no queremos dramas, que ya son suficientes penas las que nos muestra el telediario. Señores, pero es que "8 apellidos vascos" no es la única comedia que se ha hecho en los últimos tiempos y tampoco creo que sea la mejor. Sin ir más lejos hace unas semanas salía en edición doméstica la película "3 bodas de más" con una perfecta Inma Cuesta. Esta película de Javier Ruiz Caldera se estrenaba en los cines  a principio de diciembre y recaudó algo más de cuatro millones de euros, casi como "Las brujas de Zugarramurdi" del increíble Álex de la Iglesia con los taquilleros Mario Casas y Hugo Silva como cabeza de cartel, otra comedia, en este caso con tintes más oscuros y fantásticos pero igualmente divertida. "8 apellidos vascos" lleva 30 millones de recaudación según algunos datos, y aún se está exhibiendo en salas con gran expectación.

¿Ese margen de recaudación tan abrumador se debe realmente a la calidad del producto? No lo creo, ya digo que sin desmerecer la cinta, que personalmente me hizo pasar un gran rato, yo creo que esta cifra de récords se debe como digo a la gran labor de márketing que ha habido detrás. El grupo Mediaset ha sido el responsable, nos ha "metido" la película con calzador en cada publicidad de su programación en cualquiera de sus canales, reportajes, making of, entrevistas con los actores, etc.. Me parece genial, y están en su derecho de vendernos su producto como les apetezca pero si esa labor publicitaria se llevara a cabo con cada título que sale en cartelera las cifras recaudatorias del cine español crecerían notablemente.

Otro ejemplo muy similar fue la película de J.A Bayona "Lo imposible", siempre hago esta comparación porque lo recuerdo igual. También Mediaset estaba detrás de su producción e igualmente era abrumadora la publicidad que le daban. En ambos ejemplos colmaban los espacios publicitarios consiguiendo que fuéramos al cine a ver la película casi por obligación. La repercusión que todo eso tuvo en mí creo que ha sido igual para mucha gente, la falta de sorpresa. Cuando te enseñan los entresijos de una película a cada minuto se pierde la magia y se pierde la esencia del séptimo arte, la sorpresa.

Con "8 apellidos vascos" casi todos los chistes los había oído ya, por tanto la sorpresa o la gracia no es la misma y con "Lo imposible" tres cuartos de los mismo, la familia estaba en cada plató de televisión contando su historia ¿cómo iba a estar angustiada como espectadora viendo a Naomi Watts luchar por su vida si ya sabía el desenlace?

 Así podría resumirse las consecuencias del exceso de promoción de un producto, por un lado cumple el objetivo de conseguir cifras millonarias ("Lo imposible" superó los 40 millones) y hacer que la gente vaya al cine pero, a mi forma de ver, en detrimento del objetivo de los creadores de la película que es causar emoción en el espectador y sorprenderle. Quizás es que no pueda ir una cosa sin la otra, quizás si no se nos meten los títulos por los ojos no somos capaces de dar el paso y acercarnos a las salas, especialmente para ver una película española con las que somos mucho más exigentes, pero yo creo que se puede hacer promoción sin necesidad de saturar.

GRACIAS POR LEERME





7 comentarios:

  1. me ha encantado la critica, pienso totalmente lo mismo que tu, sobre todo cuando dices lo de los espectadores casuales. !!!! ole

    ResponderEliminar
  2. Gracias querido un saludooo y un abrazote

    ResponderEliminar
  3. Yo no pienso exactamente eso... yo he visto tres de las peliculas españolas de las cuatro que mencionas, y son bastante buenas... No voy al cine por que me metan la publicidad por los ojos, sino por el gancho que puedan llegar a tener. Veo a Dani Rovira en monólogos desde hace muchisimo tiempo, y es lo que me animó a ir a verla. Lo imposible.... Fui a verla por el marketing que nos meten a la fuerza, como dices, pero no me arrepenti en absoluto, de hecho, es la mejor pelicula española que he podido ver, junto a un par de ellas mas. Pero sin embargo Las brujas de Zugarramurdi, no hice ni el intento, porque por mucha publicidad, me parece que carece de sentido total,y eso que me he ahorrado. Y muchas personas que la vieron me han terminado dando la razón.
    En definitiva, no te niego que telecinco, que es la que promociona la pelicula de 8 apelidos vascos, jorobe del todo el contenido de esta, puesto que se tiran semanas poniendonos en la tele escenas una y otra vez y por poco no nos ponen la pelicula entera. Pero creo tambien que a cada uno le llaman la atencion diferentes tipos y generos de peliculas. Y por tanto, si llevan tantísimos millones recaudados, será por algo.
    Junto a ella, la cuarta película con más recaudación de la historia en España es El Señor de los Anillos y Avatar, peliculas que no comparto su pasion, ni entiendo tampoco como la gente puede llenar salas con ellas... pero oye. Para gustos los colores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Je ni, un saludo

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho la crítica aunque tengo otro punto de vista, yo creo que sí se ha hecho una campaña muy importante de marketing, que obviamente costará dinero, pero la peli es tan buena que gana mas el marketing que le hacemos las personas, con el boca a boca, comentando lo mucho que nos hemos reido, o la buenísima interpretación de Dani o de Karra. Además, creo que no tiene ni punto de comparación con la de "3 bodas de mas", la vimos el otro día y mi novio se quedó dormido, a mi menos risa me daba de todo... Las brujas de Zugarramurdi en cambio si que me gustó, pero no tanto como la de 8 apellidos. No se que tiene, pero en cuanto salga en DVD me la voy a comprar!! :)
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  5. Un saludo Lu, y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  6. Hola! Yo fui a ver esta película cuando se estrenó, y no veo los monólogos de Rovira. Me pareció muy divertida, aunque realmente no es una buena película si hablamos de calidad como tal. La que no pienso ir a ver es la siguiente de la saga, creo que han tirado demasiado de la cuerda y no es un buen momento para hablar de Cataluña, además.
    "Las Brujas de Zugarramurdi" no me gustó ni la mitad, tiene algunas cosas que están bien, pero a ratos se cae el ritmo, para mi gusto. Tal vez algunos gags son un poco manidos. Manidos en películas, que no hay tantas en las que nos ridiculicemos a nosotros mismos, y tal vez por eso haya tenido éxito también.
    Saludos.

    ResponderEliminar